Accidente curva de A grandeira

El accidente ferroviario del Alvía 04155 en su entrada a la ciudad de Santiago de Compostela, ocurrido el 24 de julio de 2013, tiene todas las papeletas para archivarse judicialmente con un único imputado, el maquinista. Aunque no cabe duda de que el maquinista es responsable de lo ocurrido, no es el único que debería estar imputado.

El propio fiscal del caso, Antonio Roma, ha declarado que es muy “muy dificil” que puedan producirse nuevas imputaciones (“La Voz de Galicia“). Por desgracia, ya sabemos todos que en estos tipos de accidentes, las imputaciones a nivel político, o de las empresas involucradas tanto en la construcción de la línea, como en el mantenimiento, son algo difícil de conseguir. Ya ha ocurrido en otros accidentes de estas características.

Es habitual que los casos se alarguen indefinidamente, para al final quedar en el olvido socialmente, salvo para los implicados en el accidente y sus familiares, que nunca se lo podrán quitar de la cabeza.

Ocurrió así con accidente del metro de Valencia, aunque posteriormente se reabrió por un programa de televisión, y volvivó a ocurrir con el accidente aéreo en Barajas con el vuelo 5022 de Spanair, de Madrid a Gran Canaria, donde los afectados siguen solicitando indemnizaciones.

En el caso del Alvia 04155 los engaños son flagrantes. Una línea de alta velocidad, que no lo es, sistemas de seguridad no activos o no instalados en toda la línea (el famoso ERTMS), y que hubieran realizado una frenada de emergencia en casos como éste, y todo esto por las prisas para realizar una inauguración de un proyecto inconcluso, y ahorrar unos euros del presupuesto, en contra de la seguridad.

Las últimas noticias revelan que la serie 730 del Alvía (modelo implicado en el accidente), tenía más peso (hasta 32 toneladas más) que lo permitido por la propia operadora Renfe para este tipo de trenes. Así se denuncia en el documental “Frankenstein-04155” (ver presentación) que se presenta este mes de octubre en la 60 edición de la “Semana Internacional del Cine de Valladolid”, dirigida por Aitor Rei.

Este exceso de peso, provocado en gran medida por los furgones generadores detrás de cada una de las máquinas, así como el mayor centro de gravedad de cada uno de ellos, quizá no fuera la causa detonante del accidente, pero hacía que el convoy tuviera una menor velocidad máxima en paso por curva, y quien sabe, si sin ellos, el tren hubiera tomado la curva, ya que en famoso vídeo en el que se ve el accidente, parece que la máquina descarrilla empujada por uno de estos furgones. Da la sensación de que la máquina hubiera podido tomar la curva sin problemas.

Furgón generador Alvia S-730

Fotografía del furgón generador de un Alvia Serie 730. Al parecer este fue el primero en descarrillar de todos los vagones del comboy, dado su alto centro de gravedad

Este modelo de tren, la serie 730 del Alvia, es similar a la serie 130 salvo por el furgón generador ente las máquinas y los coches. Esto le da características híbridas, ya que puede circular tanto por vías electrificadas, con el pantógrafo de cada máquina, o sin electrificar, gracias a la electricidad suministrada por cada uno de los furgones generadores, que no son más que un motor díesel que mueve un generador eléctrico para suministrar la electricidad necesaria a cada máquina. Además gracias a su ancho de eje variable, puede circular en vías tanto de ancho ibérico como ancho internacional.

Alvia S-730 vs S-130

Comparación del Alvia S-730 (a la izquierda) y del Alvia S-130 (a la derecha). Puede verse que la diferencia radica en el furgón generador existente detras de la locomotora y antes de los coches talgo de la Serie 730, y del que la Serie 130 no dispone.

Los trenes de la serie 130, están siendo paulatinamente reconvertidos en 730, acoplándoles estos generadores. Esto permite que puedan circular en cualquier tipo de vía. Pero si los sistemas de seguridad y de comunicación no se revisan de forma que pueda circular de forma segura, puede que la alta velocidad sea más arriesgada de lo que parece cuando vamos cómodamente sentados en nuestro asiento, disfrutando de una película.

Esta entrada fue publicada en Tren real y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Accidente curva de A grandeira

  1. Nader dijo:

    La verdad es que en este pais, los responsables siempre se escudan en triquñuelas legales para salir indemnes, incluso beneficiados de sus irresponsabilidades

  2. Olga dijo:

    Para mi el problema fundamental es que el tren no se parase solo al ir a màs velocidad de la permitida al salir del túnel antes de llegar a la curva. Estos accidentes ya no tendrían que pasar en trenes.

    Luego nos venden la moto con los coches que iran solos en el futuro, y no somos capaces de controlar trenes que van por raíles, en fin

    Un saludo
    PD. Ya era hora que escribieses algo majo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *